¿Qué es la cabaña verde?

La Cabaña Verde es una empresa artesanal dedicada a la fabricación de granolas, bolitas energéticas y productos nutricionales naturales, saludables, sostenibles y deliciosos.


¿Cuál es nuestra filosofía?

En La Cabaña Verde queremos cuidaros, es por ello que introducimos en todas nuestras recetas ingredientes de alto valor nutricional, superalimentos y materias primas que además de aportar sabor y disfrute a nuestros clientes, cuide su salud y aporte valor alimentario a su dieta diaria, alejándonos de otras granolas y productos energéticos llenos de azúcares y vacíos de nutrientes.

La mayor parte de nuestros productos están fabricados con cereales, semillas, frutos secos y deshidratados de alta calidad, llenos de propiedades, y están totalmente desprovistos de azucares refinados, conservantes o colorantes. Para nosotras es muy importante además que nuestra fabricación, envasado y distribución sean lo más sostenibles posibles, así que elaboramos de manera artesanal todos nuestros productos. Cada bolsa de granola o power ball está llena de amor y cuidado puestos en ella.

Además, si tienes una alimentación vegetariana, vegana o crudivegana, podrás consumir todos nuestros productos. Nuestras Vegan Balls son completamente crudiveganas y en las granolas tienes la opción de pedirlas vegetarianas o completamente veganas.


¿En qué creemos?

En una alimentación completa nutritivamente y sabrosa, basada en productos naturales y cocinados de manera saludable. Además, creemos fundamental el conseguir todo con el menor impacto ambiental posible y de la manera más sostenible.


¿Quién está detrás de La Cabaña Verde?

El alma de La Cabaña Verde es Luisa Violán, su creadora, que poco a poco ha convertido una experiencia familiar y 100% artesanal, en una manera de hacer llegar alimentos de calidad nutricional a cada vez más hogares. Luisa, una actriz y pedagoga Tinerfeña, ha sentido desde niña una pasión absoluta por el desayuno. Desde muy pequeña, ese era su momento favorito del día: se sentaba, cogía su enorme taza, se servía sus cereales con leche y se tomaba todo el tiempo del mundo en disfrutar cada cucharada. En su tazón imaginaba todo tipo de mezclas y combinaciones. En cierto sentido, sus primeras recetas fueron aquellas.

Después de ser ella misma madre, su preocupación por la alimentación de su familia fue en aumento. Su padre acababa de pasar por un cáncer de colon del que se recuperó de manera sorprendente, entre otras cosas gracias a un cambio radical en su alimentación. Esto fue determinante para hacerse consciente de que “somos lo que comemos” es mucho más que un lugar común. A pesar de su pasión por el dulce y el chocolate, comenzó a investigar como sustituir, endulzar y elaborar desayunos saludables, ayudandose de alternativas, frutas y verduras. De esta manera, no solo estamos complaciendo a nuestro paladar, si no que estamos aportando nutrientes completos a nuestro organismo.

Para que el cambio en la alimentación sea una oportunidad de disfrutar.

Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina - Hipócrates.