ADITIVOS ALIMENTARIOS

 

¡¡Bienvenidos a un nuevo post!!. En este vamos a hablar de un tema muy interesante y a la vez muy extremista. ¿Por qué digo extremista? Porque su aplicación en alimentación es “peligrosa” o es “totalmente inocua”. Y como a mí no me gustan los extremos, a continuación, daré algunos argumentos basados en evidencia científica, dejando atrás algunos mitos sobre estas sustancias.

 

¿Qué son los aditivos alimentarios?

 

Un aditivo alimentario es cualquier sustancia que se añade a los alimentos de manera intencionada para promover su conservación y facilitar su elaboración. No tiene por qué añadir ningún valor nutricional ni culinario ya que su fin último es conservar el alimento y mejorar su aspecto.

Además de fomentar la conservación, se utilizan para proporcionar un mejor sabor, textura y aroma al producto, haciéndolo más apetecible para el consumidor.

Algunos tipos de aditivos son; colorantes (naturales y sintéticos), conservantes, potenciadores de sabor, estabilizantes, edulcorantes, antioxidantes, etc.

 

¿Y por qué escuchamos que son peligrosos o inocuos?

Desde un punto de vista de hacernos daño directo, no son peligrosos. Son seguros si se usan en las cantidades y en la forma adecuada. Pero eso no tapa una realidad, y es que no todos los aditivos son inocuos. Concretamente, hay algunos que pueden desencadenar problemas de forma indirecta. Por ejemplo, los nitritos y nitratos se utilizan como conservante en carnes procesadas y nos protegen contra bacterias patógenas, pero la acumulación de este en nuestro organismo se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer colo-rectal, según la OMS.

 

Por lo tanto, no hay que ser extremista e ir buscando etiqueta por etiqueta un aditivo en concreto, “tóxico” o “venenoso”, sino ser conscientes de que hay productos menos saludables que otros. Por ejemplo, en el caso de las carnes procesadas son un alimento que se debería de evitar en la medida de lo posible.

 

Pero, unas judías verdes en bote que posee un antioxidante no hay que evitarlas, porque estamos hablando de un alimento totalmente saludable, que lleva un aditivo con el fin de protegerlo.

Por lo tanto, lo que hay que evitar son productos ultraprocesados (como ya hemos visto en el post anterior), ya que poseen una larga lista de ingredientes que nutricionalmente sirven para muy poco o para nada. Si hacemos esto, estaremos dejando de lado una alimentación insana y consumiremos productos y alimentos más naturales y/o reales.

 

Todos los productos que La Cabaña Verde elabora para vosotros están LIBRES DE CONSERVANTES Y COLOCARANTES. Son productos “FRESCOS” cuya fabricación se realiza de manera ARTESANAL Y SEMANAL. Granolas y Vegan balls como hechas por ti en casa, hechas a base de frutos secos, semillas, miel, verduras y frutas. El consumo de estos productos, en las cantidades adecuadas, es más que recomendado para una dieta equilibrada y saludable.

 

VERÓNICA DORTA

NUTRICIÓN Y DIETÉTICA.